Go to Top

Bonet Sánchez, J.V. y Bonet Ponce, C. (2016). Sobre palabras, juego y acción – pragmática

Primer volumen de los Cuadernos SCIO, publicados por la UCV “San Vicente Mártir”

FICHA TÉCNICA

  • Título: Sobre palabras, juego y acción.
  • Autores: J. V. Bonet Sánchez y C. Bonet Ponce
  • Editorial: UCV “San Vicente Mártir”
  • Colección: Cuadernos SCIO. Serie Maior
  • Año: 2016
  • Número de páginas: 222
  • ISBN: 978-84-87331-92-3

Comentario: Sobre palabras, juego y acción o cómo hacer de la pragmática un objeto de reflexión rigurosa y atractiva.

En el ámbito de la filosofía, el lenguaje puede ser considerado básicamente desde dos aspectos. En primer lugar, qué duda cabe de su especial importancia en el seno de la filosofía, ya que es un instrumento indispensable para su ejercicio. No es posible imaginar el hacer filosófico al margen de su expresión hablada. En segundo lugar, el lenguaje como tal forma parte de lo que podemos denominar la realidad en sentido amplio, y como tal se convierte también en objeto de estudio filosófico. Se entra así en una circularidad que no ha sido tratada sistemáticamente hasta hace relativamente poco tiempo (comienzos del siglo XX) cuando se produjo el denominado giro lingüístico mediante el cual los filósofos comenzaron a preocuparse no tanto por las ideas como por las palabras, tal y como anota Vicente Sanfélix en la presentación.

Pues bien, éste es el núcleo central del presente trabajo. Hay que añadir además que con él se da la feliz circunstancia de la inauguración de una nueva colección de publicaciones de la Universidad Católica de Valencia San Vicente Mártir, bajo la responsabilidad en este caso de la Facultad de Filosofía, a saber: la serie maior de los Cuadernos SCIO. Y qué mejor modo de hacerlo que a la luz de uno de los temas filosóficos más relevantes de la actualidad: la filosofía del lenguaje.

La filosofía del lenguaje es a mi modo de ver una disciplina especialmente delicada. No podemos sino utilizar el lenguaje para hablar del lenguaje y de toda la dificultad que entraña su uso, no podemos sino intentar hacernos entender para poder expresar cuáles son los procesos según los cuales nos hacemos entender,… Esta circularidad le dota de una complejidad específica que le distingue de otras disciplinas filosóficas, además de la problematicidad intrínseca al análisis y reflexión de nuestros modos de expresarnos y de utilizar el lenguaje en los procesos comunicativos.

La pretensión inicial compartida por un joven Wittgenstein (entre otros) de establecer una relación isomorfa entre lenguaje y realidad pronto puso en evidencia sus limitaciones, manifestando la necesidad de realizar una consideración más amplia de los usos lingüísticos. Esta evolución fue de la mano con el progreso científico, el cual partiendo de un positivismo decimonónico y el consecuente empirocriticismo, se fue abriendo a otros modos más ‘abiertos’ en su ejercicio a causa precisamente de los descubrimientos que la misma ciencia iba realizando y que permanecían inexplicables desde las categorías positivistas. El mismo concepto de realidad (uno de los polos de la relación isomorfa) comenzaba a complicarse: por ejemplo Boltzmann, célebre físico de transición entre ambos paradigmas (el moderno y el contemporáneo), ya nos avisaba del riesgo de confundir la realidad con la interpretación común de la misma producto directo de las percepciones. La realidad era mucho más, y cada vez era más difícil ya no darle explicación, sino siquiera conceptuarla.

Si en el ámbito de la ciencia se renunciaba a la esperanza de encontrar ‘la’ teoría absolutamente correcta que diera explicación a distintos fenómenos naturales contentándose con una imagen que se acercase lo más fielmente a los mismos, ¿cómo quedaban entonces los esfuerzos iniciales de establecer esa isomorfía entre lenguaje y  realidad? El libro da rendida cuenta de este proceso, pues a lo largo de sus páginas se observa cómo, en el seno de este giro lingüístico, se va generando desde los esquemas iniciales eminentemente lógico-científicos, lo que podríamos denominar un giro pragmático. Poco a poco se puede ir observando cómo los sucesivos autores (Austin, von Humboldt, Quine, Wittgenstein, los miembros del Círculo de Viena, Searle, Grice, Sperber, Wilson, Levinson, Lakoff, Langacker,…) entablan un interesante diálogo fruto del cual aportan nuevos aspectos del lenguaje hacia esta nueva dimensión, añadiéndose paulatinamente consideraciones que van contribuyendo a una mejor comprensión contextual y real de la palabra hablada.

Es especialmente interesante en este sentido el último capítulo dedicado al diálogo entre la hermenéutica y la filosofía del lenguaje. Ésta, aún en su aspecto más pragmático, ha solido ser considerada a lo largo de su historia desde la línea abierta por la tradición analítica muy cercana a la lógica y a las ciencias naturales. Sin embargo, hay otra dimensión del lenguaje que no queda suficientemente considerada —a mi modo de ver— desde ese lado, como es su dimensión hermenéutica. Qué duda cabe de que la hermenéutica (sobre todo desde el trabajo de Gadamer pero sin perder de vista a otros autores como el mismo Heidegger o Apel, Tugendhat, Rorty, Ricoeur,…) ha tenido un gran desarrollo en nuestra época, y qué duda cabe también de la relación intrínseca que mantiene con el lenguaje. Sin embargo, el diálogo de la hermenéutica con la filosofía del lenguaje se torna complicado si nos mantenemos en los esquemas lógico-científicos de la filosofía analítica, pero queda posibilitado gracias a la apertura proporcionada por su consideración pragmática, mediante la cual se pueden tender puentes de comunicación como, por ejemplo, el que se levanta entre la traducción y la interpretación.

A la luz de lo dicho se percibe cómo los autores nos presentan una panorámica general de lo que ha sido la evolución de la filosofía del lenguaje, desde los iniciales planteamientos lógico-científicos a los más actuales esquemas pragmáticos, para llegar a las líneas de reflexión abiertas en la actualidad. Cabe destacar en todo momento la rigurosidad para aclarar conceptos, así como su generosidad a la hora de acercarse a los autores más influyentes en esta disciplina explicándonos sus principales aportaciones. Por este motivo se puede considerar este libro como un más que recomendable manual de trabajo y de estudio para todos aquellos que quieran acercarse o conocer de primera mano la filosofía del lenguaje; como se dice en la presentación, este ejemplar «pretende ser una introducción asequible de pensadores y problemas que en todo momento invita al estudioso —como debe hacerse en filosofía— a enfrentar paulatinamente los textos originales». En él podremos encontrar respuestas a cuestiones como, por ejemplo, conocer la diferencia que hay entre filosofía del lenguaje y filosofía analítica o lingüística, aprenderemos a situar el origen de dicha filosofía, profundizaremos en ella familiarizándonos con su aparato conceptual, conoceremos su evolución interna a lo largo de todas estas décadas de la mano de sus principales representantes y de sus respectivas aportaciones, nos pondremos al día de cuáles son las líneas de reflexión abiertas en la actualidad, etc.

No puedo dejar de destacar (y de agradecer) la metodología que han mantenido los autores en los diferentes capítulos que componen el libro. Con un espíritu didáctico, van avanzando poco a poco en la complejidad del tema que nos ocupa no sin recordarnos en cada momento las ideas más importantes de lo expuesto así como los conceptos más relevantes que aparecen relacionados en los sucesivos glosarios que facilitan y mucho la comprensión de los contenidos, contenidos que para los que no somos conocedores en profundidad de este ámbito filosófico contribuyen sin duda a nuestra clarificación. Por estos motivos, y por ser un libro innovador que puede muy bien catalogarse como un manual de trabajo y de estudio, en mi opinión es más que recomendable su lectura para las personas que se quieran formar en la filosofía del lenguaje.

+Información

The following two tabs change content below.
Alfredo Esteve
Doctor en Filosofía (Universidad de Valencia, tesis sobre la influencia de la afectividad en el comportamiento humano a la luz del pensamiento ético y estético de Xavier Zubiri) y Máster en Ética y Democracia (Departamento de Filosofía Moral y Política de la Facultad de Filosofía y Ciencias de la Educación de la UV). Profesor del Grado en Filosofía Online de la UCV San Vicente Mártir.
, , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *