¿Qué son las cookies y para qué sirven?

Las cookies (“galletas”) son archivos de texto o dispositivos de almacenamiento que el navegador instala en el equipo del usuario cuando visita una página. Estos archivos almacenan datos sobre la visita a una página como, por ejemplo, información de acceso o autentificación y ajustes de idioma, que hacen que las próximas visitas sean más cómodas, al no tener que proporcionar esta información cada vez. A este aspecto de utilidad de las cookies se opone la crítica al considerarlas incompatibles con la protección de la privacidad del usuario. Y es que hay muchas cookies que registran determinados aspectos de los hábitos de navegación, de forma que permiten la individualización de la publicidad en los navegadores. En este sentido, son sobre todo las cookies de seguimiento y de segmentación las que más conflictos generan.

Una cookie contiene generalmente indicaciones sobre su propia durabilidad, así como un número generado por azar que sirve para reconocer al ordenador (o dispositivo que se use). El almacenamiento de datos mediante cookies se produce de forma anónima. Solo se almacenan datos personales cuando la página requiere autenticación, y conviene saber que solamente puede leer estos datos el navegador que ha creado la cookie.

Ley de cookies de la Unión Europea

La Directiva 2009/136/CE de 25 de noviembre de 2009 fue puesta en marcha por el Parlamento Europeo con la intención de garantizar y fortalecer la protección de los datos personales de los usuarios, debiendo ser aplicada hasta 2011 por todos los Estados Miembros, lo que aún no ha sucedido totalmente.

La normativa de cookies europea, la llamada ley de cookies, prevé que el usuario que visita una página sea informado de una forma clara e inequívoca sobre el uso de cookies y que deba aceptar explícitamente el registro de sus datos personales. La única excepción la constituyen aquellas cookies que técnicamente son necesarias para el funcionamiento de la página, como pueden ser aquellas requeridas para la implementación de un servicio solicitado por el usuario. Estas son, por ejemplo, las cookies de sesión para el ajuste del idioma, los datos de acceso y del carrito de la compra o las de flash para la reproducción de contenidos multimedia.

Para poder aplicar la mayoría de las cookies se requiere la aprobación del usuario. Esto incluye todas aquellas cookies que técnicamente no son necesarias para el funcionamiento de la página web, como las cookies de publicidad que se usan en el marco del retargeting, las de análisis o las de redes sociales. La directiva europea no indica, sin embargo, cómo debían de aplicarse estas instrucciones. En especial en los aspectos referentes a la declaración de conformidad por parte de los usuarios de páginas web, reinaba una incertidumbre generalizada.

Contenido de la actual ley de cookies europea

Por medio de la directiva, la Unión Europea brinda una mayor protección a los datos personales de los usuarios de Internet distingue entre cookies técnicamente necesarias y no necesarias:

  1. Cookies técnicamente necesarias: el almacenamiento de datos necesario incluye las cookies que son claves para el funcionamiento de una web. Esto significa, por ejemplo, guardar los datos de inicio de sesión, la cesta de la compra o la selección del idioma mediante las llamadas cookies de sesión (que se borran cuando se cierra el navegador).
     
  2. Cookies técnicamente no necesarias: los archivos de texto se consideran cookies no necesarias, que no solo no sirven para la funcionalidad de la página web, sino que recogen otros datos. Estas incluyen:
  • Cookies de seguimiento
  • Cookies de segmentación
  • Cookies de análisis
  • Cookies de redes sociales

De acuerdo con la ley de cookies, las cookies necesarias se pueden establecer desde un principio, es decir, sin el consentimiento previo del usuario. En cambio, los visitantes de una página web deben dar su consentimiento antes de que las cookies guarden datos innecesarios. Por lo tanto, la directiva sobre cookies de la UE requiere una solución opt -in para las cookies innecesarias.

Esa es la diferencia entre el opt -out y el opt -in:

  • Opt -out: las cookies se establecen desde el principio, los usuarios solo pueden objetar el almacenamiento de cookies más tarde.
  • Opt -in: las cookies no se establecen desde el principio, sino solo cuando el usuario está de acuerdo con el almacenamiento de datos.

 

 

About the author

Catedrático de Lógica y Filosofía de la Ciencia en la UCV "San Vicente Mártir".
Autor, entre otras obras, de "Los Nuevos Redentores" (Anthropos, 1987), "Tecnología y futuro humano" (Anthropos, 1990), "La violencia y sus claves" (Ariel Quintaesencia, 2013), Bancarrota moral (Sello, 2015) y "Técnica y Ser humano" (Centro Lombardo, México, 2017).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.