Go to Top

PÁGINA DE INICIO (HOME)

ARTÍCULO DE FONDO

LA POBREZA Y SUS DIVERSOS ENFOQUES

 

Pedro Talavera , profesor de Filosofía del Derecho en la Universitat de València-Estudi General.

La pobreza es un fenómeno extremadamente complejo, lo cual impide ofrecer de él una visión univoca y exige ser abordado desde múltiples enfoques. En primer lugar, requiere de una necesaria determinación conceptual que permita distinguir la ‘pobreza’ de la ‘miseria’, haciendo hincapié en que sólo esta última es incompatible con la dignidad humana, en tanto que supone una carencia absoluta de bienes esenciales (no sólo económicos). Hoy día, en el contexto de una sociedad opulenta, que exalta la riqueza y el consumo e identifica la dignidad con el tener y no con el ser, resulta imprescindible afirmar que determinadas carencias económicas no siempre resultan incompatibles con las exigencias de una vida digna. Por el contrario, en este contexto, resulta imprescindible afirmar la dignidad de una vida pobre, al igual que resulta necesario insistir en que la ‘austeridad’ no es un atentado contra la dignidad sino una valiosa actitud vital.  

§1. LA NECESARIA DISTINCIÓN CONCEPTUAL Y EXISTENCIAL ENTRE POBREZA Y MISERIA

Pobreza extrema

Esa connotación absolutamente negativa que se otorga hoy a la pobreza, como consecuencia de la elevación de la riqueza a paradigma vital en la Modernidad, ha supuesto despojarla de toda su intrínseca connotación ética e identificarla con lo que hoy se denomina pobreza extrema; es decir, con la ‘miseria’, con la condición de indignidad de quienes carecen de todo. Despojada de su dimensión ética, a la pobreza se la ha introducido en una dimensión exclusivamente monetarista (carecer de una renta mínima disponible) confrontándola a una noción de bienestar medida en términos de riqueza (posesión de dinero o patrimonio).

Miseria

Ciertamente, en toda su caracterización histórica, puede constatarse un núcleo común en la idea de pobreza: la carencia de aquello que se considera indispensable para desarrollar una existencia digna de un ser humano. Es decir, en cualquiera de sus paradigmas históricos, la pobreza señala un límite (siempre relativo) que se ha traspasado: el límite de lo que una sociedad considera inadmisible o insoportable para una persona. No obstante, cuando tratamos de identificar ese límite, lo que en realidad nos encontramos no es exactamente con la ‘pobreza’, sino con aquello que los clásicos concebían como ‘miseria’.

En efecto, aunque el mundo moderno ha decidido no distinguir estas dos realidades, estamos ante dos ámbitos absolutamente dispares

La perversa identificación entre ambas categorías ha llevado a rebautizar hoy la ‘miseria’ como ‘pobreza extrema’, convirtiéndola en una mera derivada (más radical) de la pobreza, pero asumiendo para ambas la misma connotación degradante y negativa, contraria a la dignidad. Sin embargo, existe una neta distinción conceptual y existencial entre pobreza y miseria, que ya fue trazada con magistral agudeza por Charles Péguy[1], y que evidencia su muy diverso significado. La ‘pobreza’, emparentada con la paupertas de Horacio, refleja el estado en el que se dispone de lo indispensable para vivir, sin lujos superfluos, pero con el necesario decoro (otro de los conceptos barridos por la Modernidad). Péguy la definía como una especie de purgatorio que permite al hombre comprender sus límites y le abre al amor y a la atención por los demás. La ‘miseria’, emparentada con la egestas de Horacio, resulta, por el contrario, un verdadero infierno, en el que, careciendo de lo indispensable, se vive con auténtica desesperación por el mañana. Es el estado del que resulta urgente liberar al hombre y que constituye una verdadera afrenta a su inalienable dignidad[2].

El ideal ético y ascético de la pobreza

En esa profunda diferencia radica el fundamento de la pobreza como ideal ético y ascético, proclamado por la teología cristiana y teorizado desde antiguo por la filosofía de matriz estoica. Se trata de la voluntaria asunción de un estatus de desprendimiento de los bienes materiales superfluos para obtener una más clara visión sobre el sentido trascendente de la vida terrena; esto es, alcanzar una dimensión espiritual como consecuencia de la liberación de las ataduras materiales. La pobreza se convierte, así, en un estado ‘deseable’ –en un ideal de perfección humana- cuando se abraza y se asume voluntariamente, pretendiendo la radical afirmación del ser sobre el tener. El ideal ético y ascético de la pobreza supone, pues, una conjunción entre el ideal socrático del autodominio (no estar atado a nada) y el ideal cristiano de la espiritualidad, expresado en la máxima paulina: nihil habentes et omnia possidentes[3].

Sin embargo, lo que ese ideal ético y ascético exalta y propone como camino de perfección humana es la pobreza, pero no la miseria

En efecto, la pobreza como ideal presupone la tenencia de lo indispensable para una vida decorosa, al tiempo que impulsa (exige) dedicar cualquier otro bien a socorrer a quien carece incluso de lo necesario; es decir, a quien se encuentra en la ‘miseria’, a la que se alude frecuentemente con expresiones relativas como ‘desnudo’, ‘hambriento’ o ‘necesitado’[4].

Pobreza y solidaridad

En este paradigma clásico la pobreza se concibe como un ideal de vida, como la búsqueda de la perfección humana, que parte de la renuncia voluntaria a los bienes materiales y que asume como una ineludible componente la solidaridad, en el sentido de compartirlo todo con el necesitado[5]. He ahí los dos elementos que determinan la auténtica comprensión de la pobreza: su carácter ético, que la configura como un ideal de vida deseable, y su estrecha vinculación con la solidaridad.

La Modernidad

La Modernidad, propugna justamente lo contrario: eleva la riqueza a ideal de vida deseable[6] y desplaza hacia el Estado la atención al pobre, dispensando al individuo de lo que siempre se había concebido como una exigencia ética personal. Se produce, así, un cambio radical en la calificación moral de la riqueza. La poderosa influencia del pensamiento protestante a partir del XVIII acaba otorgando a la riqueza una dimensión incluso religiosa: se la considera un signo de predilección divina (el rico ha sido bendecido por Dios), mientras que la pobreza es una maldición (el pobre ha sido castigado y repudiado por Dios y sólo merece desprecio)[7]. Esta negativa calificación religiosa de la pobreza contribuye definitivamente a identificar la pobreza con la miseria, al pobre con el ‘miserable’, otorgando a la palabra miserable la peyorativa connotación con la hoy la usamos.

Pobreza y holgazanería

Los tratadistas del s. XVIII, en la línea de Luis Vives[8] y la escuela española, incidieron en la vinculación entre pobreza y holgazanería, en el cuestionamiento de la limosna indiscriminada y en acabar con las funciones asistenciales de la Iglesia en favor de una intervención del Estado en la materia[9]. Esto se materializó, a lo largo de los siglos XVIII y XIX, en la puesta en marcha de las denominadas ‘casas de trabajo’ en las que se internaba a los pobres y se les imponía la obligación de trabajar, al tiempo que se les ‘educaba’ para contribuir a su regeneración moral. Esta idea materialista y utilitaria de las workhouses –empleada por los protestantes ingleses y holandeses desde el siglo XVII- que chocaba con la tradición católica de auxilio a los pobres, se extendió por toda Europa. Las casas de trabajo llegaron a convertirse en auténticos instrumentos de intimidación para evitar la mendicidad dado que eran conocidas las durísimas condiciones de vida en esos internados[10].

La pobreza global y su erradicación

Ciertamente, cuando se trata de analizar y afrontar el fenómeno de la pobreza global, y de elaborar estrategias de cara a su erradicación, es imprescindible recurrir a un enfoque estructural, de acciones coordinadas a nivel internacional, en el que puede difuminarse absolutamente el enfoque personalista que acabamos de hacer. Pero eso constituiría un grave error.

En efecto, hay que volver a la realidad de las cosas

La lucha contra la pobreza en el mundo es, en realidad, una lucha contra la ‘miseria’ en el mundo. Ése es el gran mérito de quienes, como Amartya Sen, han hecho hincapié en reformular la pobreza en clave de bienestar, reformulando a su vez el bienestar en clave de ‘capacidades’ y no de renta disponible. El bienestar debe medirse como capacidad de acceder al mínimo de bienes que las personas consideran valiosos en su contexto social y cultural para desarrollar una vida digna. No tiene por qué existir contradicción entre pobreza y vida digna. No tiene por qué existir una necesaria vinculación entre dignidad y renta. Y, en ese sentido, resulta imprescindible en occidente devolver a la pobreza su connotación ética, recuperar su valor como ideal de vida y asumir la solidaridad como una exigencia inherente a la condición interdependiente del ser humano, de la que nadie puede dispensarse proyectándola sobre el Estado. Todo ello, por supuesto, sin afectar a la exigencia y garantía de los derechos sociales, de los que también son titulares quienes se encuentran en situaciones de miseria absoluto en el Tercer Mundo, y cuya responsabilidad recae sobre todos nosotros, a la hora de poner en marcha una acción internacional eficaz, que haga creíbles –como ha subrayado Thomas Pogge- nuestras proclamas en defensa de los derechos humanos universales[11].

Para leer el artículo completo, pincha aquí.

ARTÍCULOS DE FONDO RECIENTES

La identidad cultural. Notas Metafísicas, por José Vicente Bonet

El sentimiento: entre la filosofía y la neurociencia, por Alfredo Esteve.

Cuando el cine se compromete con la dignidad de las personas, entretiene mejor, por José A. Peris Cancio y José Sanmartín Esplugues

Reflexiones sobre basura y medioambiente. Filosofía de la basura, por Jacinto Choza [Universidad de Sevilla]

Presente y futuro de la naturaleza humana, por Alfredo Marcos [Universidad de Valladolid]

Las películas, en sí, me parecen formas reflexivas de pensamiento. Entrevista a Robert Pippin, por José Alfredo Peris Cancio [Universidad Católica de Valencia]

“2001: Una Odisea del Espacio” 50 años después, por José Sanmartín Esplugues y José Alfredo Peris Cancio [Universidad Católica de Valencia]

Transhumanismo y naturaleza humana, por Antonio Diéguez [Universidad de Málaga]

La gestación por sustitución: aspectos éticos y jurídicos, por Vicente Bellver Capella [Universitat de València]

 

 

FONDO DIGITALIZADO DE REVISTAS DE FILOSOFÍA
Anuario Filosófico

 

Contrastes

 

Crítica

 

Daímon

 

Diánoia

 

Isegoría

 

Pensamiento

 

SCIO

 

Teorema

 

Thémata

 

1. Personalismo fílmico en el Hollywood Clásico

Coordinadores: José Alfredo Peris Cancio y José Sanmartín Esplugues

2. La mitología en la narrativa audiovisual-El camino del héroe

Coordinadores: Josep F. Sanmartín Cava y Rafael Monterde 

(URL)

GREGORY LA CAVA, LEO MCCAREY Y FRANK CAPRA

(A) REFLEXIONES FILOSÓFICAS SOBRE LA FILMOGRAFÍA DE GREGORY LA CAVA

 

iconos-set1-de-la-carpeta-7795835La lógica del matrimonio frente al absurdo

 

(B) REFLEXIONES FILOSÓFICAS SOBRE LA FILMOGRAFÍA DE LEO McCAREY 

 

iconos-set1-de-la-carpeta-7795835La lógica y el arte de la vinculación

 

iconos-set1-de-la-carpeta-7795835Una filosofía fílmica de la persona

 

Capra_reducido(C) REFLEXIONES FILOSÓFICAS SOBRE LA FILMOGRAFÍA DE FRANK CAPRA

 

 

iconos-set1-de-la-carpeta-7795835Principios personalistas en la filmografía de Frank Capra. Partes 1ª-20ª.

 

iconos-set1-de-la-carpeta-7795835Frank Capra y la profundización en el personalismo fílmico. Partes 21ª-36ª

 

iconos-set1-de-la-carpeta-7795835

Frank Capra: compedio del personalismo fílmico en It’s a Wonderful Life. Partes 37-42

 

Parte 43ª. La dimensión política del personalismo: vieja y nueva política en State Of the Union (1948).

Los siete samuráis: bushidō, justicia, el valor del grupo, historia y mitología, por Josep F. Sanmartín Cava.

 

 

Blade Runner. Un análisis filosófico y simbólico, por Rafael Monterde Ferrando

 

 

El camino del héroe en el cine (Podcast) [accesible asimismo a través del canal de IVOOX]

 

El camino del héroe: La religión en el cine

 

Mediación y mediatización del mito. La mitificación de la historia y sus protagonistas

 

Poder y Mitología

 

La conexión en la obra cinematográfica. autores, público, influencia, por Josep F. Sanmartín Cava

 

Blade Runner 2049: los replicantes y la lucha de especies, por Rafael Monterde Ferrando.

 

 

El camino de la liberación y la iluminación en Matrix, por Josep F. Sanmartín Cava

 

 

Los lunes al sol. El héroe de Fernando León de Aranoa, por Josep F. Sanmartín Cava

 

V de Vendetta: la mística anarquista como camino político, por Rafael Monterde Ferrando.

 

 

Inteligencia Artificial, Mitología y Narrativa Audiovisual

 

Autopista 66 hacia la conciencia de ‘ser-junto-a-los-demás’. Análisis de la narrativa audiovisual de la película Las Uvas de la Ira, por Luis Manuel Sanmartín Cava,

 

 

ANTROPOLOGÍA Y FILOSOFÍA DE LA CULTURA

 

REFLEXIONES SOBRE LA CIENCIA, LA TÉCNICA Y EL SER HUMANO

 

En esta sección, el profesor Jacinto Choza nos adelanta parte (en concreto, los capítulos 5 y 6) de su próximo libro La revelación originaria. La religión en la edad de los metales. 

Lo que  el Comité Científico de este Blog quisiera es fomentar el análisis y el debate de las propuestas formuladas por el profesor Jacinto Choza, de modo que el escrito final resultase de un proceso (perdón por el Neologismo) de CROWD DISCUSSING. 

Capítulo 5. Índice.
APARTADOS 5.1-5.5
 
Capítulo 6. Índice.

6.1.- El alma de los vivientes en la edad de los metales.

62.- Almas y categorías paleolíticas, neolíticas y calcolíticas.

6.2.- Cartografía calcolítica del más allá. Desarrollo de la escatología.

 

En este apartado, incluiremos obras ya publicadas y agotadas que el Comité Científico de este blog considera que contiene ideas vigentes que pueden ayudar a comprender el panorama actual de las reflexiones en torno al ser humano.

Ortega y Gasset, J. (1951). El mito del hombre allende la técnica [Teorema-OEI]

 

 

Sanmartín, J. (1987). Los Nuevos Redentores. Reflexiones sobre la ingeniería genética, la sociobiología y el mundo feliz que nos prometen. Barcelona: Anthropos.

 

 

Sanmartín, J. (1990). Tecnología y futuro humano. Barcelona: Anthropos.

 

 

 

López Cerezo, J. A., & Luján López, J.L. (1998). El artefacto de la inteligencia. Una reflexión crítica sobre el determinismo biológico de la inteligencia. Barcelona: Anthropos.

 

 

 

 

PUBLICACIONES DE LA RED SCIO

1. SCIO. Revista de filosofía

La revista SCIO  ha vuelto en 2018 a editarse semestralmente y  ha inaugurado una web propia, a la que se puede acceder a través de la url: http://www.online.ucv.es/revista-scio

 

Próximo número, SCIO(16): LA FELICIDAD. Julio, 2019

Número actual:

SCIO(15) Noviembre de 2018 [conteniendo un Fascículo Monográfico, coordinado por José Antonio López Cerezo (Univ. Oviedo) y Alfredo Marcos (Univ. Valladolid)  sobre TÉCNICA, PERSONA Y SOCIEDAD. HOMENAJE AL PROF. JOSÉ SANMARTÍN ESPLUGUES

 

 

 

 

SCIO (18). Call for papers

2. COLECCIONES DE LIBROS SCIO.                          

SCIO MAIOR

Director: José Alfredo Peris Cancio

  SCIO MAIORPortada Filosofía Religion 

SCIO MINOR

Director: Alfredo Esteve Martín

SCIO MINOR (Para descargar el libro, clique sobre la portada)

CUADERNOS DE FILOSOFÍA Y CINE

 

 

 

 

 

 

A) Bases de datos digitalizadas – Bibliotecas virtuales 

B) DEBATES EN TORNO A LA NECESIDAD DE LA FILOSOFÍA

Por mucho que se empeñen… podrán tratar de darle muerte y enterrarla, pero la filosofía seguirá viva, porque vivas y sin respuesta definitiva siguen las preguntas más radicales que los seres humanos de hecho nos planteamos.

icono de pdfEL PROBLEMA DE LA FILOSOFÍA EN LA EDUCACIÓN, por Ángel Vallejo

 

icono de pdfLA FILOSOFÍA Y SU NECESIDAD, por Eduardo Ortiz

 

icono de pdfEL TRASFONDO SAPIENCIAL DE LOS ESTUDIOS DE FILOSOFÍA, por José Vicente Bonet

 

icono de pdfMANIFIESTO POR LA FILOSOFÍA. EN DEFENSA DE LA PERSONA, por David González Niñerola

 

icono de pdf¿FILOSOFÍA O FILOSOFAR?, por Roy Chado

 

En defensa de la filosofía en bachillerato. “PER QUÈ FILOSOFIA?” UN LIBRO DE SERGI PASCUAL

 

SIEMPRE ES TIEMPO DE FILOSOFAR. A PROPÓSITO DE ORTEGA Y GASSET, por Roy Chado

 

PRÓXIMOS CONGRESOS DE INTERÉS ESPECIAL

Call for Papers. Pincha aquí

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Licencia de Creative Commons

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 España