Principios personalistas en la filmografía de Frank Capra

 Cuadernos de filosofía y cine 02

 

Frank Capra es un icono del cine de la época dorada de Hollywood por su maestría para retratar lo humano y mostrar sociedades heroicas vinculadas desde el amor, el respeto y el reconocimiento mutuo. Los profesores de la Universidad Católica de Valencia San Vicente Mártir, José Sanmartín Esplugues y José Alfredo Peris Cancio, descubren esta filosofía personalista del cineasta mediante la lectura atenta, amplia y renovada de sus películas en el segundo volumen de Cuadernos de Filosofía y Cine.  

Los primeros capítulos del monográfico (del 19 al 24) se aproximan a su obra y a una particular visión del crack económico en EEUU, del progreso y de la técnica. En los siguientes (del 25 al 29), el análisis filosófico aborda la irrupción del rostro femenino, la religiosidad y la educación en el amor, y el binomio entre mujer trabajadora y justicia social. Los últimos cuadernos (del 30 al 38) muestran el sello personalista del realizador en el melodrama de la mujer desconocida, la relación entre varón-mujer, el valor de la vida, y la comedia de rematrimonio, incorporando los escritos de Stanley Cavell sobre It Happened One Night (1938). El volumen concluye con una mirada de Frank Capra sobre la familia coincidente con la Encíclica del Papa Francisco Amoris Laetitia.

 

El cine que enriquece la deliberación filosófica

Filosofía y el cine clásico de Hollywood

La necesidad de comenzar de nuevo para rescatar lo que pudiera haber quedado en el camino, aun cuando aquello que ha podido perderse es el camino mismo, está en la naturaleza de la filosofía y el cine parece haber nacido para iluminar este recorrido y enriquecer la deliberación filosófica. En sintonía con las tesis del filósofo estadounidense Stanley Cavell, los profesores José Sanmartín Esplugues y José Alfredo Peris Cancio, regresan al cine clásico de Hollywood para profundizar en el personalismo fílmico del director de cine Frank Capra y la contribución de sus películas al progreso moral.

La adecuada conversación de los autores de esta investigación filosófica con la filmografía del cineasta, con múltiples visionados de sus cintas, permite comprender mejor el drama humano de la gran crisis económica derivada del crack del 29, su reflejo en el cine que transitaba del mudo al sonoro, a la vez que sorprende la vigencia de los planteamientos del director hollywoodiense sobre las crisis económicas acontecidas en occidente.

La huella personalista en el cine de Capra

Capra, director de cine
Frank Capra. Imagen 1

Sanmartín Esplugues y Peris Cancio corroboran que el cine de Capra está alejado del populismo o del sentimentalismo que dificultarían dialogar con la obra. Desde sus primeros títulos, el realizador cinematográfico se compromete con el primado y la dignidad de la persona, rescata valores como la empatía o la compasión y pone en el centro las distintas formas de amor y de amistad. En medio del naufragio económico estadounidense y de una auténtica bancarrota moral Frank Capra reivindica que una economía despojada de ética no es humana.

La rigurosa investigación sobre la filmografía de Capra constituye una prueba sólida de que el cine clásico de Hollywood de los años treinta y cuarenta no se dejaba arrastrar por tendencias escapistas o manipuladoras como sostenían Adorno y Horkheimer, integrantes de la Escuela de Frankfurt. La producción de Frank Capra tiene un hilo conductor: el personalismo fílmico, que lo convierte en un fiel cronista de su época, alejado de tibias neutralidades cuando se trataba de tomar partido por los pobres o poner topes al poder político o económico.

Los autores valencianos encuentran la huella personalista en temas interrelacionados con la crisis económica como la fuerza de la alianza matrimonial del varón y la mujer para afrontar y superar dificultades vitales, la reivindicación de una tecnología y un progreso al servicio de una sociedad humana o la irrupción de una nueva mujer que se manifiesta en las comedias de rematrimonio y en los melodramas de la mujer desconocida. Los textos fílmicos sobre las películas de Capra incorporan iluminadoras reflexiones de filósofos y cinéfilos de la talla intelectual de Stanley Cavell, Julián Marías, Raymond Carney, Ramón Girona, Poague o Antonio Lastra, entre otros destacados intelectuales.

 

Una mirada antropológica de la economía, la técnica y el desarrollo

Sobre la economía y el progreso

La trayectoria vital de Frank Capra, marcada por la penuria y la necesidad de emigrar desde Sicilia en busca de una vida mejor en el Nuevo Mundo, está en el origen de una reflexión antropológica radical sobre la economía. José Sanmartín Esplugues y José Alfredo Peris Cancio subrayan cómo el cineasta muestra en sus filmes una visión de los negocios, el trabajo y los beneficios desde el prisma de valores morales compartidos como la humanidad, la decencia y la honestidad. Capra fue creando un modelo de cine dirigido a conectar con la afectividad de los espectadores, despertar emociones y sentimientos, establecer complicidades con las clases más humildes y desmontar visiones superficiales del ser humano.

El director italiano, enemigo de lo políticamente correcto, se alinea con los más vulnerables y honestos en películas como That Certain Things (1928), So this is love (1928) The Maine Idol (1928), Say It whith Sables (1928) o The Younger Generation (1929). Este filme marca el paso del cine mudo al sonoro y, como destacan los autores de la investigación, constituye

una reflexión explícita sobre los riesgos de disgregación del tejido comunitario por la aceptación de un modelo individualista de progreso.

Sobre la técnica

Entre el imperativo técnico, que invita todo lo que técnicamente puede hacerse, y el imperativo moral, que pone el foco en la dignidad humana, Frank Capra toma como opción el camino de lo moral. Aunque admitía que el cine era un arte en deuda con la tecnología y una expresión del potencial de la ciencia y la técnica del siglo XX, no dudaba en ceder el protagonismo a las personas frente a las máquinas. La trilogía de la aventura constituida por las películas Submarine (1928), Flight (1929) y Dirigible (1931) traslada a los espectadores que el verdadero progreso es aquel en el que la persona guía los avances tecnológicos.

Stanley Cavell, alineado con el personalismo filosófico de Capra, reivindica que lo humano es una instancia a la que no cabe renunciar. Y Raymond Carney relaciona la trayectoria fílmica del cineasta con la pretensión perfeccionista emersoniana. Las posiciones de ambos se implementan con la publicación del manifiesto de marcado carácter teológico titulado “Prefacio a una rehabilitación del arte y del artista” por parte del personalista comunitario Emmanuel Mounier.

 

El rostro de la mujer como revelación de lo humano

Capra, Marías y Lévinas

Los filmes de Capra a partir de 1936 dirigen cada vez más atención hacia el rostro de la mujer como revelación de lo humano. Las grandes expresiones del personalismo fílmico en el director cinematográfico relacionados con la aparición de una nueva mujer son: Ladies Of Leisure, protagonizada por Barbara Stanwyck, y Rain Or Shine, ambas de 1930. La primera coincide con el estreno ese mismo año de Part Time Wife, de Leo McCarey, otro de los directores hollywoodienses cuya filmografía lleva el sello de una filosofía personalista.

El nacimiento de una nueva mujer, cómo el cine contribuye a difundir de una manera decisiva una relación igualitaria varón-mujer y la sinergia del vínculo esponsalicio cuando éste es nutriente y respetuoso son temas que tienen su eco en las reflexiones del filósofo vallisoletano Julián Marías, así como en los escritos de Stanley Cavell y de Emmanuel Lévinas. Precisamente, el filósofo y escritor lituano de origen judío enriquece estas tesis con su mirada hacia el rostro femenino como alteridad radical y amorosa.

Relación igualitaria y fecunda entre el hombre y la mujer

Capra, en opinión de los investigadores, quiere mostrar que el verdadero progreso de una sociedad no está en la acumulación de cosas, sino en su propia humanidad y ésta no puede apoyarse en una subordinación de la mujer al varón, sino en relaciones igualitarias y fecundas. José Sanmartín Esplugues y José Alfredo Peris Cancio recogen la siguiente reflexión de Cavell a propósito del filme It Happened One Night (1934):

En el género de la comedia de enredo matrimonial el sermoneo del hombre indica que un objetivo esencial de la narración es la educación de la mujer, donde su educación resulta suponer el reconocimiento de ella de su propio deseo (Cavell,1981: 84).

El filme aproxima el género que el profesor de Harvard denomina como melodrama de la mujer desconocida, caracterizado porque las protagonistas femeninas realizan su propia búsqueda identitaria. Es una película clave para entender el personalismo que impregna los filmes de Capra y las comedias de la igualdad en Cavell, sobre las que volveré más adelante. Los profesores valencianos también recogen y amplían las deliberaciones cavellianas sobre la filmografía de Capra en distintos textos fílmicos dedicados a las mujeres en películas como Forbidden (1932) y en los melodramas Now Voyager, Stella Dallas, Gaslight y Letter from an Unknown woman.

 

El verdadero personalismo en American Madness (1932)

Película de Capra
F. Capra, American Madness. Imagen 2

La película American Madness (1932) resulta central en la producción de Frank Capra por su mayor calado ideológico. Los profesores Sanmartín Esplugues y Peris Cancio consideran que filmar esta película supone para el cineasta entrar de lleno en temas de alcance como una economía intrínsecamente moral y la importancia del matrimonio y de la familia como núcleos proveedores de apoyo incondicional, amor y capacidad de superación de dificultades.

Una gran lección moral que aporta el director es que el objetivo del dinero debe dirigirse a cumplir nuestros planes vitales, organizar mejor la vida y contribuir a la felicidad de los demás frente a una economía de la usura.

El protagonista del filme, Thomas Dickson, es un director de banca con una gran virtud: la compasión. Su actitud vital es confiar en las personas y, particularmente, en los más vulnerables. Dickson encarna un modelo opuesto a la violencia política financiera. El buen crédito es el que contribuye a que las personas puedan desplegar adecuadamente sus planes de vida. A Capra no le convence la contraposición dialéctica marxista entre capital y trabajo, sino la responsabilidad moral de las personas que saben encauzar ambos hacia el bien común. El cineasta incorpora la centralidad del amor y de la amistad como ejes centrales de la convivencia, a la vez que resalta lo femenino porque invita a relacionarse de diferente manera con el otro.

La unidad de la familia humana

La confianza en el lenguaje universal del cine y la convicción de que el valor de la vida humana y los dilemas morales nos unen a todos como familia humana, más allá de las diferencias de cada contexto cultural, impulsa a Frank Capra a filmar The Bitter Tea of General Yen (1933), una inmersión en la cultura china. El cineasta, en oposición frontal al racismo, lleva a la gran pantalla la riqueza del lenguaje de los distintos rostros.

El trasfondo del filme deja entrever debates de calado entre las visiones de oriente y occidente ante el significado de la muerte y el valor de la vida. La película contrasta con el alegato en favor de la vida en la cinta Lady For A Day (1933). Los autores de la investigación eligen los conceptos acuñados por Julián Marías de ilusión y desvivirse, propios de la menesterosidad de la condición humana a la que con frecuencia aludía el filósofo José Ortega y Gasset, para facilitar la comprensión de la obra.

 

It Happened One Night (1934), el amor don en la comedia de rematrimonio

El descubrimiento del otro en una sociedad en plena crisis económica, según Cavell

Los escritos del filósofo Stanley Cavell sobre las comedias de rematrimonio de Frank Capra siguen la estela del segundo Wittgenstein y facilitan la comprensión de nuevas interacciones desde la igualdad y el reconocimiento mutuos, implicando una reeducación del varón y la mujer.

 Las dos entradas dedicadas a It Happened One Night (1934), película central en la filmografía del director, privilegian las lecturas que hace Stanley Cavell de la obra. El filósofo norteamericano la considera un “cuento de hadas” en plena Depresión económica porque ofrece una visión de la economía posibilitadora de tareas verdaderamente humanas y, al mismo tiempo, reivindica un modo distinto de reconocerse como personas en una sociedad nueva. El citado film, como subrayan en su investigación Sanmartín Esplugues y Peris Cancio, muestra que crecer en humanidad obliga a estar en la sociedad abierto al otro. “No hay Yo sin Tú” (Buber, 2002).

Amores de carne y hueso, como la comedia romántica de Shakespeare

Por otro lado, el análisis de It Happened One Night ilumina las tesis de la filosofía del cine de Stanley Cavell. Las comedias de rematrimonio son para éste una herramienta que posibilita refutar el escepticismo cartesiano y la abstracción, reivindicando una filosofía de lo ordinario distante con las categorías kantianas sobre el conocimiento. El profesor emérito de Harvard, que compartía con Wittgenstein que se podía ir al cine como mero entretenimiento, relaciona el género de enredo matrimonial con la comedia romántica shakesperiana. Sanmartín y Peris Cancio coinciden en que

la interpretación más adecuada es la que ve lo que hacen los personas en las películas como si fueran de carne y hueso.

Las comedias de Hollywood, en este sentido, no reducen su potencialidad crítica, sino que la hacen más penetrante. Además, valoran el “arrojo” de Cavell de invitar a mirar las películas sin desechar la esperanza de que quizás vayan más allá del reflejo social y nos digan cosas nuevas.

 

Broadway Bill (1934), una metáfora de la vida

El texto fílmico sobre Broadway Bill (1934) es el broche de oro del segundo volumen de Cuadernos de Filosofía y Cine, dejando a los lectores, como toda obra bien hecha, con ganas de más. Frank Capra ofrece en esta cinta su visión del matrimonio como un vínculo responsable que tiene algo de sagrado y critica la asfixia institucional sobre el verdadero sentido del matrimonio y de la familia.

La alianza de familias es una roca firme sobre la que asentar la cohesión social. Esta propuesta del director hollywoodiense, altamente coincidente con la Carta de los Derechos de la Familia de la Santa Sede (1983) y la Encíclica Amoris Laetitia del Papa Francisco, señala algunas de las aporías sobre la cultura del trabajo y reivindica una política social facilitadora del bienestar familiar. El mundo de las carreras sobre el que pivota la cinta invita a la reflexión sobre un estado de naturaleza humana alejado del pesimismo antropológico hobbesiano. El ángel que gana las alas haciendo ver a George Bailey el valor de cada vida en It’ s a Wonderful Llife muestra la convicción de Frank Capra de que “nadie es un fracasado si tiene amigos”.

 

Conclusión sobre el personalismo fílmico de Capra

Los profesores José Sanmartín Esplugues y José Alfredo Peris Cancio, en su investigación sobre el personalismo fílmico en la cinematografía de Frank Capra, no sólo renuevan la vigencia de la tesis de Stanley Cavell de que el cine ha nacido para la filosofía. Nos muestran, además, que el buen cine como el de Capra es una poderosa herramienta frente a reduccionismos escépticos y solipsistas sobre lo que podemos conocer del mundo y de los otros. Ante la amenaza de tantos que se refugian en sus conciencias estrechas y ciegas, el cine nos interpela. Y siguiendo a Emmanuel Lévinas,

la pregunta incluye la respuesta como responsabilidad ética, como evasión imposible (Lévinas,1994: 138).

 

 

Información sobre otros Cuadernos de filosofía y cine ya publicados

Reseña de la edición revisada de Cuadernos de filosofía y cine 01 publicada en esta web 

Para consultar otras entradas publicadas posteriormente en dicha web

 

 

 

About the author

Avatar
Amparo Aygües

Estudiante del Grado de Filosofía de la Universidad Católica de Valencia y miembro del equipo de investigación sobre Personalismo fílmico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *