4.- Emergencia de la subjetividad en las comunidades estatales y religiosas

 

§24.- La responsabilidad personal. Ezequiel

El sacerdote rey y el pueblo forman una unidad, en el neolítico y en el calcolítico, como la tribu la forma con sus divinidades. La identidad en el paleolítico es ciertamente individual, como el tótem, pero la unidad del individuo con la tribu es total, de manera que Lévy-Bruhl puede decir que el alma primitiva es por una parte colectiva y por otra individual, o que la responsabilidad, el mérito y la culpa, la propiedad y la enajenación, es del grupo, de todos los individuos a la vez.

La identidad y la responsabilidad solidaria del individuo con la tribu se mantiene en el neolítico y en el calcolítico, donde el individuo es una unidad con la estirpe, con el linaje, e igualmente en la antigüedad.

Cuando en el calcolítico se descubre la eternidad, la muerte eterna y la vida eterna, empieza a registrarse una inmortalidad individual, primero de los soberanos supremos y de sus esposas, y luego de todos los individuos de la comunidad (ROREM § 19).

El sentido de la responsabilidad personal que va apareciendo en las leyes civiles y religiosas a lo largo del segundo milenio en Babilonia, Minos, Escitia, Palestina o Egipto, tiene como corolario natural la concepción de un destino eterno personal.

                          Zaratrustra [Imagen 1]

 

La doctrina de la inmortalidad individual universal recibe una completa elaboración en el mazdeísmo, con la doctrina de Zaratustra, en la que esa inmortalidad está vinculada a una vida moral y religiosamente correcta y a un juicio universal después de la muerte.

Estas doctrinas mazdeistas pasan al cristianismo a través del judaísmo, en concreto, a través de una parte del pueblo, que se familiariza con ellas durante la Cautividad de Babilonia (desde 586 hasta 537 AdC), y del ministerio de algunos de sus profetas, singularmente Ezequiel, que desarrolla toda su predicación durante la época del cautiverio (entre 595 y 570 AdC), y que marca el origen, dentro del pueblo de Israel al regreso de la Cautividad, a la corriente apocalíptica y la secta de los fariseos, que creen en la inmortalidad del alma y en la resurrección de los cuerpos (ROREM § 65). 

La correspondencia entre vida moral y religiosamente correcta, y salvación eterna, la establece Ezequiel de manera clara.

1 “La palabra del Señor me llegó en estos términos:

2 ¿Por qué andan repitiendo este refrán en la tierra de Israel: «Los padres comieron uva verde, y los hijos sufren la dentera»?

3 Juro por mi vida –oráculo del Señor– que ustedes nunca más dirán este refrán en Israel.

4 Porque todas las vidas me pertenecen, tanto la del padre como la del hijo: la persona que peca, esa morirá.

5 Si un hombre es justo y practica el derecho y la justicia;

6 si no participa de las comidas sagradas en las montañas y no levanta sus ojos hacia los ídolos de la casa de Israel; si no deshonra a la mujer de su prójimo y no se acerca a una mujer en los días de su menstruación;

7 si no oprime a nadie, si devuelve la prenda al deudor y no quita nada por la fuerza; si da su pan al hambriento y viste al desnudo;

8 si no presta con usura ni cobra intereses; si aparta su mano de la injusticia y juzga imparcialmente en los litigios;

9 si camina según mis preceptos y observa mis leyes, obrando con fidelidad, ese hombre es justo y seguramente vivirá –oráculo del Señor–“. (Ezequiel 18, 1-10).

 

Ezequiel
El Profeta Ezequiel pintado por Miguel Ángel, en la Capilla Sixtina [Imagen 2]

 

 

Es esta doctrina mazdeista de Ezequiel la que pasa al cristianismo, donde queda reforzada por la peculiar ortodoxia de la cristiandad, de la que carece el judaísmo en general, y el de la época del Segundo Templo y de Jesús, y también el mazdeísmo.

 

Para consultar la entrada anterior, pincha aquí

 

 

 

DIRECTORIO DE IMÁGENES DE LA RESPONSABILIDAD PERSONAL. EZEQUIEL

Imagen 1: https://historia.nationalgeographic.com.es/a/zaratustra-profeta-fuego_11900/3

Imagen destacada (e imagen 2): http://apuntesdebiblia.blogspot.com/2018/09/ezequiel-la-regeneracion.html

About the author

Jacinto Choza ha sido catedrático de Antropología filosófica de la Universidad de Sevilla, en la que actualmente es profesor emérito. Entre otras muchas instituciones, destaca su fundación de de la Sociedad Hispánica de Antropología Filosófica (SHAF) en 1996, Entre sus última publicaciones figuran Antropología y ética ante los retos de la biotecnología. Actas del V Congreso Internacional de Antropología filosófica, 2004 (ed.). Locura y realidad. Lectura psico-antropológica del Quijote, 2005. Danza de oriente y danza de occidente, 2006 (ed).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *