2.- La revelación como palabra sagrada y como escritura sagrada

 

§34.2.- El culto espiritual interior. Los cinco momentos de la contemplación

 

La oración es la versión espiritual del sacrificio. El sacrifico es la primera forma de afirmación de la vida, la primera forma de religión. La oración es la manera en que la voluntad humana se subroga en la divida y la asume, en su actividad de afirmación de la vida y de la totalidad de los entes reales creados en su ser, desde lo más profundo de su ser.

Oración como prototipo de culto espiritual
Oración de Jesús en el Huerto. El Greco. Imagen 1

En su sentido más superficial, oración es la recitación de alabanzas y peticiones al fundamento del ser y de la vida, a los poderes sagrados, ya compuestas y recitadas por otras personas, privadamente o institucionalmente.

En su sentido más profundo es participar en la creación y en la redención, es cumplir el mandato “amarás pues al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente, y con todas tus fuerzas” (Levítico 19:18).

En su sentido superficial la oración es la celebración de un matrimonio que no se consuma, y en su sentido profundo es la consumación del matrimonio entre el hombre y Dios, que tiene como resultado precisamente la participación del hombre en la creación y la redención. La comparación es de Orígenes.

 

Así como sin la mujer y sin las actividades requeridas para la procreación, el hombre no puede procrear, de la misma manera uno no puede alcanzar ciertas cosas sin orar de una cierta manera, con una cierta disposición, con una cierta fe, con un cierto modo de vida previo. Por eso, no debemos balbucear, ni pedir cosas pequeñas, ni rezar para lograr cosas terrenales, ni orar con el ánimo airado o disturbado[1].

Esa oración es el culto espiritual interior, el encuentro con lo divino en la intimidad personal, que tiene lugar según una sucesión de los cinco momentos o fases de la experiencia mística, que son los siguientes:

  1. comprensión de lo divino como absoluto y como principio,
  2. comprensión de la generación de la multitud de seres,
  3. diferenciación entre el orden del ser y el orden del obrar en el mundo y en el hombre,
  4. concentración del espíritu sobre sí y sobre su fundamento, y
  5. identificación con el principio y armonía íntima con el principio y con todas las criaturas.   

Estas fases o etapas describen el proceso del encuentro con lo divino y, en general, la relación íntima del hombre con lo divino en su relación con sus criaturas. Puede representarse y glosarle, según las diferentes religiones, en la siguiente tabla.

 

1.- Principio.

Lo divino absoluto

2.- Generación de los seres

3.- Diferenciación orden de ser y obrar

4.- Concentración y retorno

5.- Identificación con el uno

Tao

Brahman

Yahweh

Uno

Dios

 

Relaciones del creador a las  criaturas,

de ellas entre sí,  y en su depender

del Principio

Diferenciación entre acto primero, del hombre y del mundo, y actos segundos

Concentración del espíritu sobre sí mismo y sobre el fundamento de sí

Identificación con el Uno, Ser, Vida, y armonía íntima con todas las criaturas

Religión y oración
Pintura rupestre del Paleolítico, interpretada como práctica chamánica. Imagen 2

Ese culto espiritual interior puede tener dos formas, una la de su comprensión espiritual intelectual, en la teología mística, y otra la de su ejercicio espiritual existencial en la experiencia mística, y así se despliega en las diferentes religiones.

El desarrollo de la religión desde el paleolítico hasta la antigüedad, es el desarrollo del espíritu hasta encontrarse consigo mismo, hasta encontrar en el centro de su fondo el poder sagrado que fundamenta su vida y la de todas las realidades, y el de una unión y comunicación con él en virtud de la cual le acompaña en toda la tarea de la creación y la redención, y las celebra con él.

 

Para consultar la entrada anterior, pincha aquí.

 

NOTAS

[1] Orígenes, On prayer, 5, cit.

 

 

About the author

Jacinto Choza ha sido catedrático de Antropología filosófica de la Universidad de Sevilla, en la que actualmente es profesor emérito. Entre otras muchas instituciones, destaca su fundación de de la Sociedad Hispánica de Antropología Filosófica (SHAF) en 1996, Entre sus última publicaciones figuran Antropología y ética ante los retos de la biotecnología. Actas del V Congreso Internacional de Antropología filosófica, 2004 (ed.). Locura y realidad. Lectura psico-antropológica del Quijote, 2005. Danza de oriente y danza de occidente, 2006 (ed).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *