Capítulo 4.- Comunidades espirituales y nacionales. Cristianismo y cristiandad

1.- Unidades culturales, religiosas y nacionales en occidente

2.- Formación de la cristiandad en el orden político y social

3.- La administración eclesiástica. Orden litúrgico y sistema sacerdotal

4.- La cristiandad en el orden moral e intelectual. La ortodoxia

5.- Particularidad y universalidad de la cristiandad y del cristianismo

 

1.- Unidades culturales, religiosas y nacionales en occidente

§43.- La koiné y la ecúmene. Dimensiones civiles y religiosas

Biblia hebrea traducida a la lengua koiné griega
Versión griega (o de los LXX) de la Biblia hebrea. Imagen 1

En la época helenística, empieza a utilizarse una lengua derivada del griego ático, que permite la comunicación con diferentes grupos de militares, funcionarios, comerciantes, médicos y predicadores, esclavos, etc., desde Egipto a la India, y que es utilizada también por los que difunden el cristianismo en territorio europeo. Es la denominada koiné griega[1], que es la lengua a la que se traduce la biblia hebrea (la denominada Versión de los Setenta), la lengua en que se difunde el Nuevo Testamento, y la lengua en la que escriben los primeros padres de la Iglesia.

El territorio en que se habla esa lengua se denomina, también en esa época helenística, ecúmene, del griego oikouménē, que significa “habitado”. El término designa la parte de la Tierra habitada en general, o habitada por helenos con exclusión de los bárbaros.

En la koiné del Imperio romano ecúmene significa, unas veces, mundo en general, y otras, el mundo romano. En el Nuevo Testamento, y los escritos cristianos, el término ecúmene designa, en diferentes periodos, la Iglesia o el “reino de Cristo” futuro[2].

La koiné y la ecúmene en cierto modo abarcan, desde el punto de vista de la conciencia política de los pueblos griegos, romanos y cristianos, lo que en las prácticas administrativas abarcan los censos imperiales, que se llevan a cabo desde la formación de los primeros imperios, y por los hebreos desde David. Abarcan el ámbito donde tiene lugar la predicación evangélica, y el ámbito donde se llevan a cabo los registros bautismales y de otras prácticas religiosas cristianas, como se ha indicado (OORA §§ 21-22).

La emergencia del estado como institución en el calcolítico, la formación de las sociedades complejas y la autonomización del individuo, llevan consigo la constitución de la subjetualidad social, y de la fides como contenido subjetivo de la unidad de la comunidad, por una parte (ROREM §§ 12-15 y OORA §§ 2-6). Por otra parte, ese proceso da lugar a la emergencia y diversificación de las formas de vida (OORA §§ 16-17 y 23-25), a la especialización profesional y social de los individuos.

Este aumento de complejidad y diferenciación se ha descrito como la formación diferenciada del pathos, el ethos y el logos de las comunidades antiguas, que forman estados proto-nacionales, en cuanto que tienen una cierta unidad lingüística, religiosa y político-administrativa (OORA §§ 12-13).

Estas unidades lingüísticas, religiosas y políticas no son concéntricas, sino justamente excéntricas, y eso permite y produce una koiné cultural, y una ecúmene real desde comienzos del primer milenio AdC, pero con los contenidos compartidos un tanto variables y con los límites un tanto difusos.

Koiné griega
Koiné. Imagen 2

Está koiné y esta ecúmene tienen varios centros unificadores políticos y administrativos: el imperio aqueménida, el imperio persa, el imperio griego, el imperio alejandrino y el imperio romano. El hecho de que esta “comunidad” haya tenido varios centros, hace posible una mayor comunicación y una mayor comprensión de los contenidos culturales en general y religiosos en particular.

La convergencia de los contenidos de la subjetualidad social y de las subjetividades individuales, integradas en esas comunidades, y de estas diferentes comunidades entre sí, viene dada, por una parte, por el desarrollo normal de la emergencia y maduración del intelecto, del nous, en todos estos grupos.

Por otra parte, la convergencia también se produce por transmisión directa, adopción o plagio de palabras, ritos, costumbres, modos de hacer, etc. Es decir, lo que los antropólogos diferencian como procesos de evolución y procesos de difusión, resultan frecuentemente indiscernibles en la Antigüedad.

Probablemente la koiné cultural, considerada en primer lugar desde el punto de vista lingüístico, permite el discernimiento en ella de las ocho esferas de la cultura que se toman como parámetros en esta Filosofía de la religión, y la consideración por separado de la dinámica de cada una de ellas. Pero ahora se va a considerar la dinámica de las dos primeras de las esferas primarias, a saber, la religión y la política.

 

Para consultar la entrada anterior pincha aquí

 

 

NOTAS

[1] https://en.wikipedia.org/wiki/Koine_Greek

[2] https://en.wikipedia.org/wiki/Ecumene

 

 

About the author

Jacinto Choza ha sido catedrático de Antropología filosófica de la Universidad de Sevilla, en la que actualmente es profesor emérito. Entre otras muchas instituciones, destaca su fundación de de la Sociedad Hispánica de Antropología Filosófica (SHAF) en 1996, Entre sus última publicaciones figuran Antropología y ética ante los retos de la biotecnología. Actas del V Congreso Internacional de Antropología filosófica, 2004 (ed.). Locura y realidad. Lectura psico-antropológica del Quijote, 2005. Danza de oriente y danza de occidente, 2006 (ed).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.